Los problemas sociales del Gobierno van de los pobres a los varados

Compartir


HORACIO RIGGI

La Argentina tuvo la cuarentena más larga, un encierro muchas veces total, y otras no tanto. Marchas, contramarchas, desgaste del Gobierno, cansancio de la población. Todo muy acorde con la grieta, todo muy argentino.

La pandemia, empezó en 2020 pero, a pesar de las vacunas, no se sabe cuándo terminará. Es cierto que en Europa se ven partidos de fútbol con público y gente paseando sin barbijo. También es cierto que en Estados Unidos hay campañas para vacunar a los que no quieren, porque las vacunas sobran. Es verdad que son realidades diferentes a la que se vive en la Argentina y en Latinoamérica en general.

También es cierto que el costo económico que tuvo la Argentina es muy grande. Frenar la economía trajo consecuencias para cientos de industrias y para miles de comercios. El Estado que salió al rescate, también tuvo consecuencias económicas porque emitir no es gratis. No le quedó otra al Gobierno porque, entre otras cosas, el gasto social es muy necesario en un país donde más del 50% de los chicos son pobres. En todo caso, la discusión es cómo lo hizo y qué hizo más allá de eso y qué hace ahora para que la economía se ponga de pie.

Como la rueda sigue girando y los problemas se acumulan, al Gobierno le toca por estos días lidiar con problemas sociales que no están precisamente relacionados con los que menos tienen. En este caso, otros piden asistencia, los más acomodados.

Y el nuevo problema para el Gobierno son las decisiones que va tomando. Ante la amenaza de que una nueva variante del Covid ingrese al país, la decisión fue restringir los vuelos y por ende, no sólo se reprogramaron las salidas desde Ezeiza, sino la vuelta de los argentinos que viajaron al exterior.

Ayer, representantes de aerolíneas extranjeras, nucleados en la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), durante una corta reunión virtual, le presentaron una queja formal al Gobierno precisamente por los cupos impuestos al ingreso de pasajeros. Según las aerolíneas hay cerca de 15.000 argentinos varados en el exterior.

Luego de la reunión, en un comunicado, IATA señaló que durante el encuentro los funcionarios argentinos «desde el principio dejaron claro que no tenían información adicional que proporcionarnos, ya que no son ellos quienes toman las decisiones sobre los temas planteados». «Seguimos insistiendo en que el Gobierno debe levantar los cupos impuestos de pasajeros para los vuelos internacionales», indicó la entidad.

Es verdad que los pasajeros cuando salieron del país eran conscientes de la pandemia y de las recomendaciones de la Cancillería para postergar viajes al exterior. Lo que no sospechaban es que, al menos hasta ahora, la respuesta oficial iba a ser «si te fuiste, arréglate como puedas».

FUENTE: https://www.cronista.com/columnistas/los-problemas-sociales-del-gobierno-van-de-los-pobres-a-los-varados/


Compartir