Argentinos varados en todo el mundo le abren un nuevo conflicto político al Gobierno

Compartir

Cientos de argentinos quedaron varados en el exterior y la crisis podría escalar en los próximos días. El caso de las gimnastas de Guatemala. ¿Qué soluciones plantea el Gobierno?

29/06/2021 

La punta del próximo iceberg político está a la vista. Pero el gobierno de Alberto Fernández no lo vio y no gira el timón. Tras las restricciones dispuestas el sábado último de limitar el ingreso al país de 2000 a 600 viajeros por día, cientos de argentinos quedaron varados en el exterior y la crisis podría escalar en los próximos días. El caso más emblemático es el de la Selección Argentina de Gimnasia Rítmica Juvenil: 13 niñas de entre 13 y 15 años varadas en Guatemala.

Según cifras del Gobierno, hoy mismo hay 107.000 argentinos en el exterior; el 40% declaró haber viajado por turismo. Los principales destinos son Estados Unidos, España y Chile. Si quieren volver antes del 11 de julio, cuando expira la medida, muchos de ellos no podrán.

El Gobierno se ataja con una declaración jurada

El cepo migratorio dispuesto por la Decisión Administrativa 643 fue decido por el Presidente, con asesoramiento de la ministra de Salud, Carla Vizzotti, y del jefe del Gabinete, Santiago Cafiero. La intención consiste en prevenir la propagación de la cepa Delta del Covid 19 y postergar la tercera ola de la pandemia.

“Estamos ante una nueva crisis, porque en realidad se apuraron a cerrar los viajes por el temor de que una nueva ola les arruine la campaña electoral”, señalaron a A24.com en el albertismo.

“En la Argentina cualquiera puede salir del país, pero firmás una declaración jurada por la cual reconocés que quizás podés no entrar cuando vuelvas”, se atajan los defensores del Gobierno.

13 niñas gimnastas varadas en Guatemala

Entre decenas de casos que se conocieron ayer, el de las niñas de la selección de gimnasia rítmica es preocupante. Están varadas junto a dos entrenadoras y una jueza de competencia porque antes de salir de su hotel en Guatemala les avisaron que el vuelo de Avianca entre Bogotá y Buenos Aires estaba cancelado. Habían ido a competir en los Panamericanos de Guatemala, donde representaron al país y obtuvieron medalla de bronce. Debían hacer Guatemala-Panamá-Bogotá-Ezeiza.

En la noche del domingo les avisaron que el vuelo Bogotá-Ezeiza estaba cancelado. El Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Enard), que preside Gerardo Werthein, les reservó una noche más de hotel. Pero si persiste la postergación podrían tener que alojarse en un gimnasio. La preocupación es máxima entre sus familias en Buenos Aires.

“Los deportes oficiales tienen protocolo oficial del Ministerio de Salud. Si el Enard está en el tema van a volver”, decían ayer en la Casa Rosada. Las tratativas estaban encaminadas.

“Quedarán varados miles de pasajeros”

De esos casos se conocieron decenas durante este lunes. La Asociación Internacional de Líneas Aéreas (IATA) advirtió en un duro comunicado que “quedarán varados miles de pasajeros”. La reacción del presidente Alberto Fernández, al ver la crisis que se le venía, fue suspender su propio viaje que debía emprender ayer a Francia para participar de un foro de igualdad de género que será este miércoles.

“Hasta el propio Presidente suspendió su viaje para dar el ejemplo de que este no es un momento para viajar”, señalaron a A24.com funcionarios cercanos a Alberto Fernández. En rigor, advirtió que su foto en París podía volverse en contra en una crisis de miles de varados.

Las otras dos reacciones oficiales fueron publicitar una lista de 113 países que restringieron sus fronteras por la variante Delta y difundir una declaración jurada que los argentinos que viajan al exterior deben firmar desde el 25 de diciembre último cuando se cerraron las fronteras.

Esa declaración hace constar a cada viajero que “declaro conocer y aceptar” las medidas de “reducción de frecuencias de transporte internacional de pasajeros” y “costos de los test y/o lugares dispuestos para el aislamiento”. En buen romance, los pasajeros debían darse por enterados de que cualquier medida de reducción de vuelos los podría sorprender en pleno viaje de placer o turismo.

Otras alternativas que no se tomaron

“La medida de reducción de vuelos ya existía y el cupo era de 2000 pasajeros por día. Lo que se hizo el viernes fue acotar el cupo a 600. Pero todos los que viajaron sabían que podía pasar”, se atajaban ayer en el Ministerio del Interior, que dirige Eduardo “Wado” de Pedro, que supervisa a la directora de Migraciones, Florencia Carignano.

¿No se podía anunciar la medida y ponerle fecha dentro de una semana para permitir el regreso de argentinos antes del nuevo cepo? La pregunta no tiene respuesta en los despachos oficiales. Otra salida podría haber sido restringir las salidas al exterior para los que hacen turismo y permitirla solo a los que esgrimen motivos de urgencia o emigración.

“En la Argentina no prohibimos a nadie que viaje, pero los hacemos firmar una declaración jurada sabiendo que pueden sufrir demoras, reprogramaciones de vuelos”, señalan en Balcarce 50. Lo cierto es que las niñas de 13 años no se imaginaban que podían sufrir este cerrojo.

En ese contexto, IATA pidió una reunión urgente al Gobierno y le pidió “transparencia” para asignar el cupo de 600 viajeros por día. “La nueva reducción de 70% de pasajeros internacionales que puedan llegar diariamente al país obligará a las aerolíneas a dejar en el extranjero a miles de pasajeros, principalmente ciudadanos y residentes argentinos, sin que ellos tengan la culpa“, dijo Peter Cerdá, Vicepresidente Regional de IATA para las Américas, a través de un comunicado de prensa.

“Como mínimo, deberían informar de cómo se distribuirán las 600 plazas entre las compañías aéreas”, reclamó IATA. “Esto debe hacerse de forma no discriminatoria y transparente, por lo que hemos solicitado una reunión urgente con los responsables”, agregó.

“Al tomar estas decisiones unilaterales y de corto plazo, el Gobierno corre el riesgo de aislar aún más al país. Tenemos que aprender a vivir con el COVID-19 en adelante y las autoridades responsables tienen que seguir la ciencia y no dejar que el miedo guíe sus decisiones”, criticó Cerdá. Lo mismo dijo la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA).

El que avisa no traiciona, dicen en el Gobierno

Esta vez, el canciller Felipe Solá no quiere problemas. En la Cancillería señalaban ayer: “No manejamos este tema ahora nosotros, porque no hay varados como el año pasado. Acá nadie puede decir que lo agarró de sorpresa”. Nuevamente, se atajan con la declaración jurada que los viajeros firman en Ezeiza.

Por el mismo lado fue ayer Florencia Carignano quien explicó que en la declaración jurada cada pasajero se hacía responsable de viajar en medio de una pandemia y “asumía las consecuencias” de un cambio en las condiciones de reingreso al país.

“No es lindo tomar este tipo de decisiones, pero es preferible a tener que suspender todas las actividades internas por un brote de la variante Delta. Estamos eligiendo decidir entre lo feo y lo muy feo”, dijo la titular de Migraciones. Señaló que se tomó por la “preocupación” por la posible propagación de la cepa Delta y el bajo nivel de cumplimiento del aislamiento obligatorio. Migraciones informó que el 38% de los que ingresaron incumplió la cuarentena obligatoria.

En los últimos días, se encontraron tres viajeros con la cepa Delta y uno con la Beta (sudafricana) y fueron aislados.

Para reforzar el argumento, Presidencia de la Nación difundió ayer una lista de 113 países que tienen sus fronteras abiertas con restricciones por el avance del Covid-19, como la Argentina. Las limitaciones son: la vacunación completa, resultado negativo de una prueba PCR o de antígenos de COVID-19, o que se sometan a una cuarentena a su llegada.

También informó que hay 101 países con fronteras cerradas, esto es, que solo pueden entrar sus ciudadanos, los residentes que regresan a sus domicilios o por razones de excepción.

Otros casos, que podrían reproducirse

En tanto, comenzaron a sucederse diversos casos escandalosos. Un vuelo de Copa Airlines desde Panamá fue suspendido por el Gobierno porque debía llegar el lunes a las 00:20 cuando ya regía la DA 643. Pero los pasajeros ya habían embarcado y tenían su PCR en orden. Finalmente la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) autorizó la salida “por razones humanitarias”. En cambió otras decenas de personas que habían viajado a Estados Unidos, España, Chile, Francia u Holanda comenzaron a encontrarse en sus correos electrónicos con vuelos cancelados. Podrían reproducirse en las próximas horas.

FUENTE: https://radiovillamaria.com.ar/argentinos-varados-en-todo-el-mundo-le-abren-un-nuevo-conflicto-politico-al-gobierno/


Compartir