Los argentinos varados: un error que le está costando caro al kirchnerismo

Compartir

El Gobierno limitó la entrada de los ciudadanos que deben retornar al país a 600 personas diarias y 1400 pasajeros cada jornada quedan varados en otros países. Crece el repudio de una medida contraproducente que terminó siendo un disparo en el pie

Marcelo Duclos 

por Marcelo Duclos

Los argentinos varados: un error que le está costando caro al kirchnerismo

El cepo aéreo puede haber sido uno de los peores errores del Frente de Todos, posiblemente de la historia toda del kirchnerismo desde 2003. La resolución administrativa que limitó a 600 el número de argentinos “habilitados” para retornar por día al país generó un caos en las aerolíneas y en miles de personas que tienen imposibilitado el retorno. Los argentinos varados más “afortunados” pudieron conseguir nuevos boletos para volver en agosto (con todos los gastos a su cuenta, claro) y los menos, todavía esperan con angustia sin ninguna novedad ni fecha para regresar.

Pero lo que se anunció como una de las tantas arbitrariedades a las que nos tiene acostumbrados el gobierno peronista, terminó generando en menos de una semana un repudio generalizado y una indignación absoluta por parte de gran parte de la opinión pública y los comunicadores. Los voceros del kirchnerismo buscaron minimizar el impacto de la medida, e incluso una alta funcionaria dijo que, a lo sumo, las personas pasarían “un par de días más de vacaciones”. Pero con el correr de las horas, las historias con rostros y nombres reales comenzaron a viralizar en las redes y a aparecer en los medios de comunicación. Probablemente apenas en ese momento Alberto Fernández haya comprendido el error que cometió el kirchnerismo y lo caro que lo pagará, en el marco de un año electoral.

Corneas arruinadas para trasplantes de no videntes, medicinas que no pueden llegar a su destino, embarazadas que pueden parir en cualquier momento y no cuentan con cobertura médica necesaria en el exterior y hasta un hombre que perdió la vida, luego de regresar del aeropuerto de Miami, donde se enteró que no podría retornar a su país, fueron tan solo algunas de las historias que se hicieron públicas esta semana. Lo que le ocurrió a un joven que acompañó a su novia por unos días a Nueva York a realizar un curso universitario que tenía pendiente, fue una de las notas más comentadas del día de hoy.

“No dejamos de ser argentinos por haber viajado al exterior. No somos pudientes, ni acomodados. Nadie sabe la realidad del otro, ni por qué tuvo que viajar, porque hay una multiplicidad de situaciones. Dejarte varado en el exterior es la grieta más miserable”, le dijo hoy a la prensa Maximiliano Suárez. La parejita, que iba a estar solamente diez días en el exterior, como muchos argentinos de clase media y media baja, dilapidaron sus ahorros y se están endeudando considerablemente en países como Estados Unidos. Los funcionarios, hasta hace poco, aseguraron que no habría grandes prejuicios para los viajantes, supuestamente de importantes recursos económicos, pero cada historia real que se visibiliza es una cachetada para un Gobierno que no sabe qué hacer ahora con el desastre que provocó.

Pero si algo hace que se incremente el rechazo de la opinión pública es la justificación y defensa de la medida por parte de los personajes mediáticos afines al kirchnerismo. Mientras el oficialismo comienza a cerrar la boca y a esperar que llegue el 9 de julio para que esta atrocidad inconstitucional termine, algunos K “más papistas que el papa” siguen defendiendo esta locura, multiplicando la indignación, el rechazo y el repudio general.

Los defensores del «cepo aéreo» que enojan aún más a la gente

“Ojalá no vuelvan”, “ricos pobres”, “no se pueden pagar ni una insulina”, “aman a Estados Unidos pero necesitan volver”, “viajan a Miami y se creen ricos”, “se van de viaje y no entienden lo que firman”, fueron algunos de los comentarios en las redes sociales de la conductora de televisión Úrsula Vargues contra los argentinos varados, que no hicieron más que echarle leña al fuego. Anoche, el economista Manuel Adorni se cruzó con el panelista de Polémica en el Bar, Flavio Azzaro, uno de los que sigue defendiendo la resolución inconstitucional. «Hay gente que se fue por estudios, gente que se fue a vacunar y gente que se fue porque se le cantó. Y vos a esa gente le tenés que dejar volver», señaló en el marco de la discusión televisiva el referente liberal.https://www.youtube.com/embed/SmsiQ6ClNRo?feature=oembed

Otro debate en la jornada de ayer se dio en Twitter, entre Roberto Cachanosky y el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán. El economista cruzó al funcionario, que defendía la resolución administrativa y responsabilizaba a los viajantes que firmaron al salir de Ezeiza una declaración jurada, en la que se hacían cargo de las eventualidades de la pandemia. El economista le dijo que el accionar del Gobierno es absolutamente inconstitucional, y el ministro de la provincia de Buenos Aires, en lugar de responder, directamente lo bloqueó.

FUENTE: https://panampost.com/marcelo-duclos/2021/07/02/los-argentinos-varados-un-error-que-le-esta-costando-caro-al-kirchnerismo/


Compartir